FacebookTwitter

Situación de las convocatorias de Oposiciones en el Institut Català de la Salut, documento facilitado por la propia empresa en la mesa sectorial de 30 de noviembre de 2018.

OPE ICS 11 2018

 

 

 1ª Reunión 2019 con Dirección de RRHH del ICS

reunion ICS 1.2019

 

 

Resultados finales y adjudicación LAB-PI-2016 ICS 

diligencia LAB-PI-2016 ICS 

 

Según datos ofrecidos por la Consejería de Salud autonómica, en 2015 (último año con datos disponible), hasta 298 trabajadores delICS que gestiona ocho hospitales y numerosos centros de salud, sufrieron situaciones de violencia en el trabajo, de las cuales 227 casos fueron agresiones verbales, y el resto de carácter físico.

La cifra supone un 8% del total de los accidentes laborales registrados, según un informe sobre siniestralidad en el ICS. Los datos, además, indcan un incremento de las agresiones respecto a años anteriores. Solo en lo que respecta  al ámbito de la Atención Primaria, las agresiones afectaron a 205 empleados, un 21% más respecto a los 161 ataques registrados el año anterior.

Ante la falta de respuesta por parte de la Generalitat,  el Sindicato Médico de Cataluña (Médicos de Cataluña) planteó la posibilidad de impartir cursos de autodefensa a los profesionales sanitarios, con la finalidad de afrontar posibles casos de agresiones. Cursos que se centrarían en aspectos de comunicación y desarrollo de habilidades de conciliación.
Ante este aumento de la siniestralidad, a principios de año empezó una revisión del protocolo contra la violencia d los hospitales del ICS.

punch-316605 960 720


 




Desde la Consejería de salud catalana aseguran que “la prevención de este tipo de situaciones es una de las tareas prioritarias del Área de Prevención de Riesgos Laborales del ICS y que, en los últimos cuatro años, ha formado casi 5.000 profesionales en técnicas de prevención de situaciones de violencia.

El ICS deberá indemnizar a un paciente que sufrió un accidente en el gimnasio al soltarse el freno de la máquina de pectorales en diciembre de 2012, y acudió al servicio de urgencias delHospital de Bellvitge, en l'Hospitalet de Llobregat, donde le diagnosticaron una rotura de la porción larga del bíceps, sin hacerle ninguna prueba radiológica. Casi seis meses más tarde le operaban de un desgarro del pectoral mayor causado por el mismo accidente. Elpacientellevó el caso a los tribunales para exigir una indemnización y ahora el juzgado ha determinado que la aseguradora delInstitut Català de la Salut,, Zurich,  debe  indemnizarle con 33.966 euros por los daños y perjuicios causados por el retraso en el diagnóstico médico de una rotura total de pectoral.

El paciente acudió a su médico de cabecera tras el diagnóstico ante la persistencia del dolor. Este le indicó que podía sufrir una posible rotura fibrilar del músculo del pectoral mayor. Unos días más tarde, al realizársele una ecografía, se confirmó esta hipótesis, ya que el hombre padecía un "desgarro severo del pectoral mayor", un diagnóstico que requiere una visita al traumatólogo y una rápida operación quirúrgica, que no se produjeron cuando acudió a urgencias.

Un traumatólogo del Hospital de Viladecans confirmó la lesión y fue finalmente intervenido en junio de ese año, casi seis meses después de producirse la lesión.Este retraso causó que los extremos del tendón roto estuvieran tan retraídos y fibrosados que el paciente precisó la reinserción de músculo pectoral mayor al húmero mediante fascia lata (músculo que se encuentra en la parte superior y lateral del muslo) del banco de tejidos, indica la asociaciónEl Defensor del Paciente, que ha tramitado la denuncia del paciente.A causa de esta situación, el paciente tiene reconocida una discapacidad del 12% y unas limitaciones laborales, ya que trabajaba como transportista, y a la esfera personal de ocio y tiempo libre, debido a que no puede realizar las actividades deportivas que hacía antes.

 

 

estatuto


 

L’Institut Català de la Salut (ICS) puso en marcha el pasado febrero el proyecto Participa, basado en unas encuestas que se realizan a los profesionales que forman parte de este ente con la finalidad de estudiar el ambiente laboral de la organización. Durante este mes de marzo se ha hecho llegar a todo el personal del hospital una encuesta para medir aspectos como el liderazgo, el compromiso y la gestión del talento.

Para poder participar, los profesionales deben responder a una encuesta anónima que consta de dos apartados: uno con preguntas de segmentación y otro con 58 preguntas cerradas y una abierta. Se contesta de forma online y responder a las preguntas puede llevar unos 10 minutos. Para garantizar el anonimato, el usuario recibirá por correo una clave de acceso que no estará asociada a ninguna persona, ordenador, fecha o lugar geográfico.

Con los resultados de esta encuesta, que ya se ha hecho con los profesionales de Atención Primaria y se está realizando en todos los hospitales del ICS, se elaborarán diferentes planes de acción para mejorar el clima laboral en la organización. La fecha límite para contestar al cuestionario se ha ampliado hasta el día 15 de marzo.

 

IMG-20170309-WA0009

 

 


 

El ICS quiere cumplir la recomendación de la OMS de forma que en las habitaciones de los enfermos el ruido no sobrepase los 40 decibelios. Los hospitales del ICS (Vall d'Hebron, Bellvitge, Germans Trias i Pujol, Arnau de Vilanova, Joan XXIII, Josep Trueta, Verge de la Cinta y Viladecans) llevan a cabo actuaciones para reducir la intensidad sonora durante las noches para facilitar el descanso de los pacientes. Por ejemplo, se han puesto en marcha campañas informativas dentro de los centros con las que se ha logrado disminuir de manera considerable el ruido en las plantas de hospitalización, que superaban los niveles recomendados y que recibieron el pasado año 14 quejas por exceso de ruido.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que en las habitaciones de los hospitales no se pase de los 30 o 40 decibelios, un nivel equivalente al de una sala de biblioteca o al de una conversación en voz baja. Estas medidas se quieren llevar a cabo porque a menudo se superan estos niveles,  llegando a superar los 80 decibelios, es decir, el doble de lo recomendado.

Los centros mencionados han querido abordar esta cuestión a través de reuniones con usuarios y profesionales, y con medidas sonométricas, ante la evidencia de que el silencio es fundamental para mejorar el descanso y la recuperación de los pacientes, y que los hospitales podrían reducir la intensidad sonora en las áreas asistenciales cambiando rutinas y hábitos de los profesionales.

En julio de 2016, a partir de una queja por ruido en el centro, la Unidad de Atención al Ciudadano del Hospital de Bellvitge organizó un grupo de discusión con pacientes, médicos y familiares y evaluó laintensidad sonora del centro, que sobrepasaba los estándares marcados por la OMS. Fue entonces cuando diseñaron la campaña Hospital sin Ruido, que se basa en el cambio de hábitos de los profesionales y en la colocación de carteles y otros elementos visuales que sirvan para reducir la intensidad acústica, unas medidas que se están implantando actualmente.

El Hospital Germans Trias i Pujol también ha identificado cuatro fuentes de ruido: actividades de comunicación de los profesionales (conversaciones del personal o cambios de turno), dinámicas de trabajo, aspectos relacionados con infraestructuras y visitas a los pacientes ingresados. En base a ello, ha creado la figura del referente de ruido, un profesional que vela por el cumplimiento de las medidas para reducir la intensidad acústica en las áreas asistenciales.

El Hospital de Viladecans, por su parte, inició el pasado año el Proyecto Unidad Silenciosa, a raíz de la imposibilidad de efectuar estudios del sueño con garantías, debido al ruido que había en la unidad de hospitalización.

Finalmente, el Hospital Josep Trueta de Girona ha anunciado que instalará en la nueva Unidad Neonatal, que se está arreglando, un detector de sonido con forma de orejas gigantes, que se encenderá cuando se sobrepase un determinado umbral.

decibelios hospitales ics

 


 

Una auxiliar de enfermería del Instituto Catalán de Oncología (ICO) encadenó 250 contratos temporales en siete años. Sumó una media de 35 contratos anuales, muchos de ellos por días, hasta que se quedó embarazada. Tras comunicarlo, el ICO finalizó el último de los contratos temporales y no volvieron a contar con sus servicios. La empresa alegó que simplemente se trataba de una finalización rutinaria de un contrato temporal, pero la trabajadora consideró que su despido estaba motivado por el anuncio de su nueva situación, por lo que decidió denunciar al centro.

Recientemente, un juez ha obligado al centro sanitario a indemnizar a la trabajadora con 6.000 euros y readmitirla en su puesto de trabajo al considerar nulo el despido. La sentencia señala además que la auxiliar tiene que ser considerada como trabajadora indefinida no fija porque se constata que se han vulnerado derechos fundamentales de la empleada al entender que la extinción del contrato estaba vinculada al anuncio del embarazo.

La auxiliar de enfermería llevaba desde 2009 encadenando contratos de interinaje para sustituir las bajas o vacaciones de sus compañeros, y también fue contratada alguna vez por necesidades específicas al tener picos de actividad.

El Juzgado de lo Social número 2 de Barcelona ha determinado ahora que, aunque la mayoría de los contratos de interinidad estaban dentro de la legalidad, el ICO firmó 11 contratos eventuales “por circunstancias de la producción” que estaban en fraude de ley. En su sentencia, el juez ha alegado que la empresa no explica y acredita debidamente la naturaleza, el porqué y la duración prevista de un aumento de la actividad, por ejemplo, que justificase esa contratación temporal.

auxiliar de enfermeria indemnizada