FacebookTwitter

Situación de las convocatorias de Oposiciones en el Institut Català de la Salut, documento facilitado por la propia empresa en la mesa sectorial de 30 de noviembre de 2018.

OPE ICS 11 2018

 

 

 1ª Reunión 2019 con Dirección de RRHH del ICS

reunion ICS 1.2019

 

 

Resultados finales y adjudicación LAB-PI-2016 ICS 

diligencia LAB-PI-2016 ICS 

 

La Audiencia de Barcelona ha ordenado que se investigue si la muerte de diez pacientes del servicio de Cardiología del Hospital Vall d’Hebron están relacionadas con los recortes económicos en el centro sanitario y con su incidencia directa en las listas de espera. En caso afirmativo, podríamos estar ante diversos delitos de homicidio por omisión o imprudencia.

Esta investigación es consecuencia de la denuncia presentada en su día por el que fue jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular del hospital, Manuel Galiñanes, quien  puso el caso en conocimiento de la Fiscalía, que archivó las diligencias tras recibir un informe del Institut Català de la Salut (ICS) negando irregularidades.

Tras esta negativa, el doctor presentó una denuncia en los juzgados. El magistrado del juzgado de instrucción 27 indicó que decidir si la crisis económica debe incidir o no sobre el sistema médico “no ha de ser objeto de control judicial”, como tampoco si “la decisión de ajustes económicos en la sanidad ha determinado un empeoramiento de las condiciones del sistema médico público”. Entonces, el abogado de Galiñanes  presentó un recurso ante la Audiencia de Barcelona. En un auto, el tribunal ordena al juez que abra una investigación y que indague si las diez muertes están relacionadas con los recortes y la manipulación de las listas de espera en este servicio concreto.

Sala RVI Vall dHebron

 En su denuncia, Galiñanes indicaba que existían pacientes con enfermedades graves que necesitaban un operación urgente que nunca llegó. En total, cita diez casos ocurridos entre agosto del 2015 y mayo del 2016. Al respecto, se aporta el dato de que la Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Española de Cirugía Cardiovascular indican que un paciente de este tipo no pueda aguardar la intervención más de 90 días, y todos los denunciados superan esta barrera, llegando incluso a los 140 días.  A causa de los recortes, en lugar de quince intervenciones semanales, tan sólo se hacían tres. Para camuflarlo se modificaron, siempre según la denuncia, las listas de espera del servicio.

El tribunal ordena que el asunto sea revisado por un médico forense especialista en corazón, que sea “funcionario y al servicio de la administración de justicia”, y no por el ICS, como recabó la Fiscalía. El juez ya ha abierto una causa y ahora busca este perito, que será esencial cara a delimitar si hubo responsabilidades.

Manuel Galiñanes fue jefe del servicio de cardiología del Vall d’Hebron entre el 19 de abril del 2010 hasta el 2 de noviembre de 2015. En  2015 denunció en la prensa catalana que dos pacientes que eran atendidos en su departamento habían fallecido, porque se alteraron las listas de espera por los recortes. Entonces el hospital lo negó y alegó que estos enfermos nunca estuvieron en las listas de espera. Galiñanes fue expedientado y suspendido por sus declaraciones. Ahora es un especialista más del servicio, sin cargos.