FacebookTwitter

Situación de las convocatorias de Oposiciones en el Institut Català de la Salut, documento facilitado por la propia empresa en la mesa sectorial de 30 de noviembre de 2018.

OPE ICS 11 2018

 

 

 1ª Reunión 2019 con Dirección de RRHH del ICS

reunion ICS 1.2019

 

 

Resultados finales y adjudicación LAB-PI-2016 ICS 

diligencia LAB-PI-2016 ICS 

 

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del Área 4 Salvemos el Ramón y Cajal convocó el martes pasado un encierro en este mismo centro para denunciar una serie de acontecimientos que se han venido sucediendo y que pueden ir a peor. Desde 2011, el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid ha perdido 468 camas, 488 de sus trabajadores ya no están en su plantilla, se han desmantelado seis camas de UVI’s postquirúrgicas y ha desaparecido su unidad de hospitalización de endocrinología.

El objetivo es protestar contra la progresiva destrucción de este hospital público y contra el proyecto de presupuestos que la presidenta regional, Cristina Cifuentes, tiene ya atado con el partido político Ciudadanos. Según este proyecto, el hospital recibirá alrededor de seis millones de euros más que el año pasado, pero la plataforma considera que la asignación es "insuficiente" para mantener la calidad asistencial. Tras cinco años de recortes en personal sanitario y de mantenimiento, el centro se encuentra "muy deteriorado y desmantelado", asegura Luis Fernández, del sindicato Movimiento Asambleario de Técnicos Sanitarios y miembro de esta plataforma.

Según el borrador que ha hecho público la Comunidad de Madrid, la partida para sanidad aumentaría un 2,4% respecto a 2016, es decir, 179,8 millones de euros más que el año anterior, y la partida para atención hospitalaria se incrementaría un 2,39%, 117,87 millones más, llegando a los 5.056 millones de euros. Unos datos que parecen positivos, pero que para las plataformas en defensa de la sanidad pública madrileña no lo son, porque benefician a la sanidad privada frente a la pública. En concreto, el capítulo para los hospitales de gestión pública crecerá en un 2,5%, mientras que el de los de gestión privada lo hará en un 6,1%, denuncian. Además, el borrador contempla un recorte de más de nueve millones de euros en personal respecto a los presupuestos de 2015, algo que podría suponer un descenso en la calidad asistencial.

1280px-Hospital RyC--24